La web para ser mejores padres
Síguenos en:

Castigar, ¿para qué?

¿Seguro que me castigas para que aprenda la lección y mejore? Porque lo único que yo aprendo es a sentir más y más rencor e inseguridad.

Castigar no tiene ningún sentido si lo que quieres es que se corrija. Cuando castigas, le haces sentir peor, rencor contra ti o contra la persona a la que ha causado la falta, inseguridad y culpabilidad.

¿Cuál es la alternativa? Debes ayudarle a entender las verdaderas razones de su equivocación, a buscar alternativas para no repetirlo y a asumir sus consecuencias. Con una actitud de acompañamiento, no de ira ni de venganza.
Puedes estar enfadado y seguir acompañándolo en su aprendizaje. Puedes sentirte decepcionado y seguir con la actitud de apoyo.

Pero nunca con un sentimiento de castigo porque castigarles por tomar malas decisiones no ayuda a que posteriormente tomen las decisiones acertadas sino a que no se atrevan a tomar ninguna por miedo a tu castigo.

Artículos relacionados:
Castigos y consecuencias no son lo mismo
¿Castigos? No, gracias

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario