La web para ser mejores padres
Síguenos en:

La voz de la madre: consejos prácticos

Los primeros días de vida del bebé no es extraño que sólo la madre sea capaz de calmarlo cuando llora o cuando está inquieto. El padre se afana, pero parece que el bebé es menos sensible a sus cuidados. Entonces, de pronto, la suegra se lo quita de los brazos y en un santiamén lo tranquiliza. ¿Por qué la voz de la madre (y la voz de la tía, y de la abuela) tiene esa influencia sobre el bebé, pero no la voz del padre?
Para las madres:
  • Durante el embarazo, habla a tu bebé como si ya hubiera nacido y nos acompañara a todas partes, explicándole cada cosa.
  • Cuando el bebé haya nacido, abrázale mucho y háblale con suavidad.
  • Cántale frecuentemente, también durante el embarazo.
  • Habla con el padre del bebé, con ternura, los tres abrazados o muy cerca.
  • Siempre: usa la voz como el arma más poderosa, para consolar, explicar, orientar la conducta. Hazlo durante toda la vida.
Para los padres:
Durante el embarazo:
  • Habla al feto durante el embarazo, llamándolo por su nombre, como si ya hubiera nacido, y cántale frecuentemente.
  • Abraza a la madre y háblale durante el embarazo. Podéis hablar los dos del bebé, abrazados, por ejemplo, haciendo planes.
Con el bebé:
  • Abraza al bebé y háblale con ternura.
  • Cógelo en brazos y cántale.
  • No intentes competir sino asociarte con tu cuñada o tu suegra.
  • No cambies la voz para agudizarla, porque no se trata de agudos, sino de hablarle con ternura y de que el bebé vaya asociando el timbre particular de tu voz con algo familiar y bueno.

Francisco José Cantero Serena
Profesor del Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura
Director del Laboratorio de Fonética Aplicada de la Universidad de Barcelona

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario