La web para ser mejores padres
Síguenos en:

Navidad: ¿Quiénes son los Reyes Magos?

quienes-son-los-Reyes-Magos
Esta es un relato que puede servirte para comunicar a tu hijo la verdad sobre los Reyes Magos. Adáptalo a las necesidades de tu hogar y haz que tu hijo se sienta especial por participar de este gran secreto.

– No entiendo.
Decía Alberto a sus padres, enfadado y gritando.
– No es justo que a mí sólo me hayan traído dos regalos los Reyes Magos y a casi todos los de mi clase un montón de ellos.

Javier y Rocío, que así se llamaban los padres de Alberto, se miraban de reojo y aunque le dolían las palabras de su hijo, no dejaban de sonreírle y de abrazarle.

– Alberto, (dijo su madre) ¿tú sabes qué regalo le dejaron los Reyes Magos a Jesús en Belén los años siguientes? 

Aquella pregunta le hizo calmarse a Alberto, pero sólo por la sorpresa que le produjo, y sobre todo, porque nunca se había imaginado esa situación. Ni en casa, ni en el colegio, ni en la catequesis, ni en la tele le habían contado qué había sucedido los años siguientes. ¿Qué regalos le habían hecho a Jesús?
Alberto tuvo que reconocer que no sabía la respuesta, y eso que él casi siempre sabía todo, o al menos eso decían sus padres muy orgullosos.
El papá de Javier le empezó a explicar que los Reyes Magos no volvieron a visitar a Jesús, María y José nunca más, pues su misión fue la de ir a decirle lo muy felices que eran porque él, el Hijo de Dios, había venido al mundo para estar con los hombres. Habían ido a ADORARLO.

– Pero le llevaron regalos, ¿no? (preguntó Alberto).
– Claro hijo mío. Pero lo importante no era el regalo, sino la alegría que tenían y que lo adoraban pues mirándole a él, veían a Dios.
– Cuando un niño nace, no vienen los Reyes Magos a su cuna como sucedió con Jesús, pero sus papás, en nombre de los tres Reyes Magos, se quedan mirando a su niño y hacen como los Reyes Magos; se llenan de alegría, lo besan, lo adoran y le hacen regalos.
– Eso me gusta, (dijo Alberto), ¿y vosotros hicisteis lo mismo conmigo?
– Puedes estar bien seguro. Y no sólo el día que naciste, sino que todos los años lo hacemos en la fecha de los Reyes Magos, cuando duermes en tu cama. Te besamos, te abrazamos, te adoramos, te dejamos regalos, e incluso se nos caen algunas lágrimas.
Alberto acababa de escuchar algo que le parecía precioso pero que no sabía si lo había entendido bien.

– ¿Entonces, vosotros sois como los Reyes Magos que ADORARON a Jesús en Belén?
– Todos los padres del mundo, esa noche mágica de los Reyes Magos, dejan de ser papás durante unos minutos y hacen de Reyes Magos para decirles a su hijos que los quieren y ven el amor de Dios a través de sus ojos.
– ¿Y yo podría ser Rey Mago para vosotros y para otras personas esa noche también?
– Claro que sí. Sólo hacía falta que crecieras, y lo acabas de hacer.
– ¡Yo quiero ser Rey Mago!. ¡Yo quiero ser Rey Mago!, (gritaba Alberto).
-Tú seguirás recibiendo tus regalos, porque los papás te quieren y te adoran, seguirás siendo como el niño Jesús, pero a la vez podrás ser Rey Mago para los que tú quieras.

Alberto estaba dichoso. Miraba sus regalos con otros ojos y abrazaba a sus padres dándoles las gracias por ellos y por lo mucho que le querían.

Elena Roger Gamir
Pedagoga – Solohijos


Artículos relacionados:

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

2 comentarios en “Navidad: ¿Quiénes son los Reyes Magos?

  1. Sandra Silva

    Wow!!! Qué increíble!!! Me han dado la pauta para seguir fomentando la magia alrededor de este hermoso festejo, hoy justamente, me preguntaba, qué va a ocurrir cuando le tenga que decir la verdad a mi pequeña??? y ustedes me han dado la respuesta. Gracias infinitas. Qué Dios los bendiga.

    • Elena Roger Autor de la entrada

      Qué bien, Sandra, que te haya sido de utilidad esta carta. Nosotros pensamos que es un momento importante al que merece la pena dedicarle un tiempo de reposo, de reflexión y cariño. Esperamos que le trasmitas a tu hija lo mucho que le quieres y lo feliz que te hace su complicidad. Un abrazo!

Deja un comentario