La web para ser mejores padres
Síguenos en:

¿Niños materialistas e interesados? Nosotros les hemos hecho así (vídeo)

Caprichosos, materialista e interesados…

Cuando nuestros hijos nacen sólo quieren y necesitan una única cosa: a nosotros. Especialmente a su madre, y poco después a su padre y otras personas significativas, pero en resumen lo que necesitan es cercanía, afecto, apoyo, tiempo. Pero conforme pasa el tiempo, la cantidad de cosas que creen necesitar y quieren es prácticamente infinita, e incluso el apego que tienen hacia nosotros es cada vez menor, llegando a su cota mínima en la adolescencia.

¿Cómo se produce ese cambio?, ¿qué sucede para que crezca de ese modo su necesidad materialista? (ver vídeo al final del artículo)

Nuestros hijos no nacen queriendo cosas, sino que nacen queriéndonos simplemente a nosotros.


Y somos precisamente nosotros quienes de manera progresiva les empujamos a ir sustituyendo esa necesidad tan pura y simple por otras muchas de corte más material. Les convertimos en seres materialistas e interesados.
No es fácil criar a los hijos hoy en día; los padres cada vez tenemos que enfrentarnos a más desafíos para lograr salir adelante con nuestros hijos. Una de las cosas que más nos falta es precisamente lo que más necesitan nuestros hijos: tiempo.

Nos piden brazos y les damos cosas


Es por eso que llega un momento en el que nos piden brazos y les pedimos que se conformen con cosas: les llenamos el carro y la cuna de sonajeros, móviles, doudous, cualquier cosa para que se distraigan cuando lloran pidiendo nuestra presencia.

Más tarde crecen y nos piden jugar, o nos piden un cuento, pero estamos tan ocupados que preferimos ponerles la TV o darles la tablet con una app “educativa”. Les distraemos de lo que verdaderamente quieren y necesitan, y hacemos que acaben queriendo cosas que en realidad no les hacen ninguna falta.

Ellos no querían cosas, nos querían a nosotros, pero poco a poco van haciendo esa sustitución. ¿Cuántas veces sólo querían nuestro tiempo o atención y les hemos dado otra cosa sólo para lograr distraerles?

“Mira cuánto te quiere el abuelo que te ha comprado este osito…”


Todo esto no es enteramente nuestra culpa, no podemos alejarnos por completo del contexto en el que vivimos y la sociedad que nos ha educado. A nosotros nos han hecho así, y nosotros les hacemos del mismo modo casi sin pensarlo. Y nuestro entorno actúa del mismo modo.

Por ejemplo, también les hacemos materialistas e interesados cuando les enseñamos a cambiar afecto por objetos: “dame un besito y te doy esto”, “mira cuanto te quiere el abuelo que te ha comprado este osito”. ¿Qué mensaje implícito le estamos trasladando con esto?

El afecto se gana, no se compra.


Y se gana con tiempo y esfuerzo. Si queremos que la relación con nuestros hijos (o de éstos con sus abuelos, tíos o familiares) se base en un intercambio de afecto por cosas, en verdad el afecto nunca estará presente: sólo habrá interés por conseguir esas cosas. Y cuando estas desaparezcan, el afecto (que nunca estuvo) también lo hará.

Si queremos que nuestros hijos sean más afectuosos, comunicativos, que compartan tiempo con nosotros, que no sean tan materialistas, quizá deberíamos invertir menos esfuerzos durante sus primeros meses y años de vida en hacer que ellos fueran así.

Porque todo lo que vivimos en esos primeros meses y años crea una huella, un aprendizaje, que aunque no lo procesemos de un modo consciente, acaba teniendo su impacto en la edad adulta.
No les enseñemos a ser materialistas e interesados.

Alberto Soler Sarrió
Psicólogo

 

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario