La web para ser mejores padres
Síguenos en:

Qué puedo hacer si mi hijo adolescente tiene TDAH

Que-puedo-hacer-si-mi-hijo-tiene-transtorno-de-atencion-TDAH
Una vez que ya hemos ido al especialista y nos han confirmado que nuestro hijo tiene un Trastorno de Hiperactividad con Déficit de Atención (TDAH), podremos comprenderle mejor tanto en su comportamiento como en sus resultados  y tan¡mbién podremos  empezar a  pensar que, a partir de ahora, con trabajo, perseverancia  y paciencia, poco a poco, nuestro hijo comenzará a tener éxitos y a sentirse mejor consigo mismo.

¿Qué hacer?

1. Es muy importante que toméis conciencia y le hagáis tomar conciencia a él de cuál es su problema. Explicadle bien en qué consiste para que integre que el TDAH,

  • Puede causarle problemas en la escuela o en el Instituto a nivel de rendimiento.
  • Puede producirle sentimiento de inferioridad si se le compara continuamente con los otros compañeros de su edad y bajarle la autoestima.
  • Puede hacer que pierda el control de algunas situaciones y llevarle a decir cosas o realizar actos cuyas consecuencia pueden ser perjudiciales.

2. A partir de aquí vuestro apoyo y comprensión serán fundamentales. Deberéis ayudarle a poner en marcha estrategias que sean capaces de evitar o atenuar los problemas típicos que le acarree este trastorno en la vida diaria.

  • Animarle a que se marque objetivos concretos y cortos.
  • Felicitarle cuando obtenga algún éxito como acabar un trabajo, entregar todos los ejercicios del día, etc.
  • Enseñarle a pensar por sí solo y tranquilamente en las consecuencias de sus actos, sobretodo cuando dude de la conveniencia de estos.
  • Insistir -aunque sin asfixiarle- en que utilice la agenda de forma sistemática.
  • Inculcarle que no debe confundir el que le llamen la atención con una “bronca”, que debe aprovechar las buenas intenciones de los demás cuando le adviertan las cosas y valorar su paciencia.
  • Evitar que se desespere cuando alguna cosa no le salga bien. Animarle a volver a intentarlo y por qué no, pedir ayuda.
  • Tratar de que cuente con alguien a quien le tenga confianza para hablar de sus dudas o preocupaciones – un amigo, un hermano, el médico especialista o llamando a la fundación ADANA- .
  • Inculcarle el hábito de estructurar sus actividades diarias con una rutina o con la ayuda de un horario semanal.
  • Apoyarle y animarle a que se acepte tal como es.

3. Algunos trucos para favorecer el rendimiento en sus estudios.

Para que su rendimiento mejore deberá comprender la importancia de:

  • Disponer de un horario de estudio y dedicar 10 minutos diarios a organizar sus apuntes y tareas diarias.
  • Buscar el lugar más conveniente para estudiar o hacer las tareas (de espaldas a la ventana, con buena iluminación o junto a un compañero tranquilo).
  • Evitar los elementos que le distraigan como la música alta, la televisión… etc, pero teniendo en cuenta que demasiada relajación y tranquilidad pueden provocarle sueño.
  • Proponerse objetivos concretos para cada sesión de estudio (“hoy estudiaré la lección 5 de mates haciendo un resumen y un esquema…”) y felicitarse cada vez que consiga cumplirlo. Si la tarea es muy larga, puede dividirla en pequeñas partes y planificar su cumplimiento sobre un papel para evitar olvidarlo.
  • Utilizar estrategias para tomar apuntes en clase: hojas con margen, subrayador, bolígrafos de no más de dos colores, carpetas con separadores… etc.
  • Mantener ordenada la mesa de estudio. Aunque no le moleste el desorden debe evitar perder cosas que necesita: apuntes, agenda… A veces, cuando lo encuentra ya es demasiado tarde.
  • Escribir a la vez que estudia (tomando notas, haciendo esquemas…). Esto dinamiza y ayuda a conseguir una sesión de estudio más activa.
  • Practicar el uso de los resúmenes y esquemas y utilizarlos para memorizar.
  • Adquirir el hábito de realizar repasos de la materia dada para tener menos trabajo para el examen.
  • No faltar a clase, pues supone más trabajo poner los apuntes al día.
  • Pasar a limpio los apuntes de las asignaturas que más le cuestan.

Tener un TDAH implica mayor dificultad que otras personas para alcanzar ciertos objetivos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la perseverancia será la mejor aliada y que los jóvenes con TDHA a menudo son muy creativos e imaginativos, y esa es una faceta a la que le podrán sacar mucho partido.

Fundación ADANA

Otros contenidos relacionados con este artículo: Hiperactividad y falta de concentración en los adolescentes

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario