La web para ser mejores padres
Síguenos en:

Tu hijo habla otro idioma

¿Cómo consigue un padre enfadarse sin herir a su hijo y, además, haciéndole reflexionar sobre su conducta?

Utiliza estas dos cortas frases para ayudarte a controlar tu estado emocional y a comunicarte eficazmente, a pesar de estar enfadado con tu hijo.

  • Describe la conducta: “Cuando haces o dices…”
  • Describe tus sentimientos: “Me siento…”

Aquí tienes unos ejemplos:

  • Cuando te despierto por la mañana y no te levantas, me enfado; eso hace que ninguno de los dos llegue a tiempo a su trabajo
  • Cuando me hablas sin respeto, me siento triste y desanimado. 
  • Cuando entro en tu cuarto y lo encuentro desordenado, me enfado y me pongo nervioso.

Aquí no hay juicios de valor. Por lo tanto, tu hijo no se siente atacado y su reacción no es necesariamente de defensa. Al hablar de sentimientos, conectas con los suyos y él con los tuyos, lo que asegura hablar “en el mismo idioma”.

Primero utiliza el lenguaje de los sentimientos. Después podrás hablar de argumentos racionales con él.
Un buen recurso en recurrir a la descripción del problema.

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario